Hace muchas décadas que la fotografía en colores ha sustituido casi por completo las fotos en blanco y negro. Las nuevas técnicas fotográficas tanto analógicas como digitales han logrado que también los colores formen parte de la imagen que se consigue.
Con el pasar de los años las fotos en blanco y negro han adquirido un nuevo significado. Ya no expresan la simple carencia de colores por causa de los métodos fotográficos empleados. Ahora estás fotos llevan el sello del glamour, la elegancia, lo clásico, lo sensual, lo diferente…
En pleno siglo XXI no es de extrañar que aún las fotos en blanco y negro llamen tanto la atención en todas las esferas del arte, el periodismo y la publicidad. Además de en estos sectores existe un espacio donde la fotografía en blanco y negro ha llegado para quedarse: las fotos de quinceañeras. Las preguntas serían entonces ¿Qué tiene la fotografía en blanco y negro que la hace también oportuna para las sesiones de Quince? ¿Cuáles son las ventajas de tener algunas fotos de este tipo en tu sesión?
Aunque puedes encontrar muchos beneficios en tomarte fotos de Quince en blanco y negro, a continuación te presentamos tres poderosas razones para que no dudes darle un lugar al novedoso estilo del black and white.

Atrévete con un aire vintage

Lo retro está de moda en la fotografía: peinados, locaciones, ropa, etc. Las fotos en sepia o blanco y negro otorgarán a tus fotos un aire vintage irresistible. No hay que olvidar que la celebración de los Quince es esencialmente tradicionalista, ya lo vemos, por ejemplo, en el uso de trajes largos a imitación de época. Las fotos en blanco y negro otorgan el toque clásico faltante para que tus fotos constituyan un maravilloso conjunto.

Prueba nuevos estilos fotográficos 

Creer que hacer fotografía en blanco y negro en la era digital es cuestión de añadir uno o dos filtros es un completo error. Para lograr este tipo de foto con óptima calidad artística es necesario ser todo un profesional.
Se pueden jugar con las luces y sombras y de este modo usar técnicas de high key (fotos con mayor luminosidad de lo habitual) o low kay (fotos más oscuras de lo habitual). Estas técnicas no suelen emplearse en la fotografía a color.
Se suele atribuir un mayor valor artístico a las imágenes en blanco y negro dado su carácter poco habitual. Además, se da mayor espacio a la creatividad dado que lo más importante no son los colores, sino las formas y los contrastes. Arte puro es lo que obtendrás con tus fotos en blanco y negro.

Causa novedad

Nuestros ojos están acostumbrados a ver en colores, unas fotos en blanco y negro siempre causarán novedad. Un buen fotógrafo sabrá explotar todas las potencialidades de este tipo de fotografía para evitar la monotonía en tu sesión, y que tus fotos irradien elegancia y glamour. No toda las quinceañeras se atreven con este tipo de fotos, por eso, las que si lo hacen dejan un grato sabor en la memoria de todos los que ven sus fotos.
No olvides además, que cuando se habla de fotografía en blanco y negro el término también se extiende a los sepias o fotografía monocromática en diferentes tonalidades. Cada color o estilo se usa en dependencia de el efecto que se quiera lograr y de cuál sea tu gusto.

 

 

Y tú ¿Te gustaría tener fotos en blanco negro en tu sesión de Quince?

Háznoslos saber en los comentarios.